RSS
people

Los osos palares en peligro, es más que solo el cambio climático

oso polar

La pérdida de hábitat del hielo marino debido al cambio climático es la mayor amenaza para la supervivencia de los osos polares, sin embargo también se enfrentan a otras amenazas importantes, como son los conflictos osos polares-humanos, la sobreexplotación y los impactos industriales.

El cambio climático obliga a los osos polares a pasar más tiempo en tierra, en vez del hielo congelado, se ponen en contacto más a menudo con las comunidades árticas. Por desgracia, estas interacciones a veces terminan mal, tanto para los seres humanos como para los osos.


En el Ártico, el desarrollo industrial siempre ha sido relativamente pequeño, con el calentamiento global el hielo marino se retira, lo que permite más oportunidades para el desarrollo industrial en el mar y parcelas más grandes de tierra. Al mismo tiempo, el hielo en retirada se traduce en más osos polares que pasan más tiempo en tierra. Estos factores combinados están poniendo a los osos polares y las actividades industriales en curso de potencial colisión.

Se espera que las instalaciones petroleras en alta mar y las operaciones en el Ártico aumenten en número. Esto inequívocamente afectará a los osos polares y su hábitat de muchas maneras, incluyendo:

• El contacto con el petróleo derramado, lo que sería fatal.
• Un derrame de petróleo podría afectar a toda la cadena alimentaria.
• El ruido generado por las operaciones de petróleo en tierra y en alta mar causaría perturbación en todos los animales.

Dado que el tráfico de barcazas, petroleros y buques de carga en las aguas del Ártico aumenta, también lo hacen los riesgos de derrames de petróleo y la perturbación humana a los osos polares.

Muchas áreas del Ártico tienen una fuerte gestión del oso polar y planes de seguimiento. Pero también existen algunos lugares donde parece estar sucediendo una caza no sostenible, incluyendo la caza incontrolada e ilegal y la caza en las zonas donde la población es inestable o en descenso.

Los osos polares dependen del hielo marino como plataforma para cazar focas, descansar y reproducirse. En la gama meridional de los osos polares, la temporada de hielo marino ha disminuido, recortándose además la cantidad de tiempo que los osos pueden cazar a su presa. La ruptura del hielo marino les obliga a pasar el verano sin una alimentación importante, confiando en sus reservas de grasa desde el verano anterior para sobrevivir. Muchos osos polares ahora sufren de desnutrición y otros se enfrentan a la hambruna, especialmente las hembras con cachorros.

Las presas tradicionales son menos accesibles en este entorno nuevo de hielo marino, y a las focas que utilizan el hielo,  se prevé también que les irá mal con el calentamiento en el Ártico.

El cambio climático también está dando lugar a una mayor fragmentación del hábitat, y aumentando  las oportunidades de desarrollo de petróleo, gas y el aumento de la población humana en estos habitas.