RSS
people

El tigre, icono de poder y belleza, en peligro de extinción

El número de tigres salvajes se encuentran en un mínimo histórico, habiendo(los humanos) perdido el 97% de los tigres salvajes en poco más de un siglo. Los tigres puede ser uno de los animales más venerados, pero también son vulnerables a la extinción, existiendo tan sólo unos pocos (se cuentan con los dedos de una mano) miles en la naturaleza en la actualidad.

tigre de sumatra andando

Tigre de sumatra andando

El más grande de todos los felinos, los tigres, se basan principalmente en la vista y el sonido, en lugar de olfato para cazar, por lo general cazan solos y acechan a sus presas. En promedio, los tigres dan a luz a 2-3 crías cada 2 a 2,5 años, aunque si todos los cachorros en una camada mueren, una segunda camada se puede producir dentro de los 5 meses.


Cada parte de un tigre (desde el bigote hasta la cola) se negocia en los mercados ilegales de vida silvestre. La caza furtiva es la amenaza más inmediata para los tigres salvajes, y la demanda es incesante, sus partes se utilizan para la medicina tradicional, remedios populares, y cada vez más como símbolo de estatus entre los asiáticos ricos.

Por lo general, los recursos son limitados en la vigilancia de los espacios protegidos en los países donde viven los tigres. Incluso los países con una fuerte aplicación de las leyes de protección luchan una batalla sin fin contra la caza furtiva. En Indochina y China, la caza furtiva es tan fuerte que miles de hectáreas de bosques están ya vacíos de tigres.

El impacto de la muerte de un solo tigre a manos de cazadores furtivos va más allá de una sola pérdida. Si el tigre que murió es una hembra con cachorros, sus cachorros probablemente mueran sin su madre,  y el potencial de la hembra para la cría futura se pierde. Si muere un  macho, su muerte puede dar lugar a una intensa competencia por su territorio entre los sobrevivientes machos en la población, pudiendo morir varios más en el proceso.

Tigres han perdido ya el impresionante 93% de su área de distribución histórica. Su hábitat ha sido destruido, degradado y fragmentado por las actividades humanas, incluyendo la deforestación para la agricultura y la madera. Los tigres están sobreviviendo en pequeñas islas dispersas de hábitat, que conducen a un mayor riesgo de endogamia, estas pequeñas islas de hábitat también hacen los tigres más vulnerables a la caza furtiva.

Las personas y los tigres compiten cada vez más por el espacio. El conflicto amenaza a los tigres salvajes que quedan en el mundo y plantea un problema importante para las comunidades que viven en los bosques o cerca de los tigres. A medida que los bosques se encogen y las presas escasean, los tigres se ven obligados a cazar ganado doméstico, de los que muchas comunidades locales dependen para su subsistencia, y en represalia, los tigres son matados o capturados.

Una de las poblaciones de tigres más grandes del mundo se encuentra en el Sundarbans, una amplia zona de manglar que comparten la India y Bangladesh, en la costa norte del Océano Índico. Esta zona alberga tigres de Bengala y protege las zonas costeras de las mareas de tormenta y los vientos. Sin embargo, el aumento del nivel del mar, provocado por el cambio climático, amenaza con acabar con estos bosques y el último hábitat de esta población de tigres. Según un estudio de WWF, sin los esfuerzos de mitigación,  el aumento del nivel del mar será de casi un pie para el 2070, lo que podría destruir todo el hábitat del tigre en Sundarbans.

Este gran felino es admirado y temido a partes iguales, por la gente de todo el mundo, y si los bosques se vacían hasta el último tigre, todo lo que quedará serán leyendas distantes y avistamientos en zoológicos.